Hidrocefalia

neurocirugia infantil hidrocefalia doctor huete neurocirujano

Hidrocefalia

La hidrocefalia es una patología que causa una acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo en las cavidades del cerebro conocidas como “ventrículos”.

En circunstancias normales, existe un equilibrio delicado entre la producción, la circulación y los niveles de absorción del líquido cefalorraquídeo en los ventrículos del cerebro.

La hidrocefalia es el resultado de un trastorno en la circulación del líquido cefalorraquídeo (LCR).


Tipos de hidrocefalia:

  • Obstructiva: es aquella en las que existe una dificultad en la circulación del líquido a través de las cavidades ventriculares, se caracterizan por tener un curso clínico rápido.
  • Arreabsortivas: en este caso existe una dificultad en la reabsorción del LCR en las granulaciones aracnoideas. Normalmente la clínica en estos casos es menos aguda, si bien pueden existar casos en los que aparezca una situación de emergencia en pocas horas.
  • Normotensiva: se debe a un mecanismo mixto, existe una alteració en la circulación del LCR en el interior de las cavidades ventriculares sin que exista una obstrucción mecánica y a la vez cierta dificultad en la reabsorción del LCR. En este caso la presión intracraneal del paciente (PIC) es normal la mayor parte del tiempo, lo que hace de esta enfermedad una entidad diferenciada dentro de las hidrocefalias.

Clínica:

Debemos diferenciar dos grandes grupos dentro de las hidrocefalias:

  • Hidrocefalias aguda: son cuadros bruscos caracterizados por dolor de cabeza intenso, vómitos y finalmente disminución del nivel de consciencia. Se trata de una urgencia neuroquirúrgica.
  • Hidrocefalia crónica: su aparición es más larvada, asocia cefalea, mal estado general, trastornos visuales y en ocasiones deterioro cognitivo y trastorno de la marcha.

Aunque existan casos estereotipados de estas dos entidades, en muchas ocasiones los pacientes se encuentran en una situación intermedia entre estos dos cuadros.


Diagnóstico:

El diagnóstico será clínico si bien las pruebas de imagen serán de vital importancia a la hora de establecer el diagnóstico de hidrocefalia al valorar el tamaño ventricular, debe diferenciarse la hidrocefalia de la ventriculomegalia en la que no existe un trastorno en el LCR,  sino que el aumento del tamaño ventricular se debe a la pérdida de tejido cerebral.


Tratamiento:

El tratamiento de la hidrocefalia será facilitar el drenaje del LCR ya sea por medio de una válvula de drenaje ventricular, en el caso de las hidrocefalias arreabsortivas e hidrocefalias normotensivas, o por medio de una ventriculostomía premamilar endoscópica en las hidrocefalias obstructivas.