Estimulación cerebral profunda

--

 

Estimulación cerebral profunda

 

La estimulación cerebral profunda (ECP) utiliza un dispositivo llamado neuroestimulador para transmitir señales eléctricas a las áreas del cerebro que controlan el movimiento, el dolor, el estado de ánimo, el peso, el trastorno obsesivo compulsivo y el despertar de un estado de coma.

Por qué se realiza el procedimiento


La ECP comúnmente se hace para personas con mal de Parkinson cuando los síntomas no se pueden controlar por medio de medicamentos. La ECP no cura el mal de Parkinson, pero puede ayudar a reducir los síntomas como:
  • Temblores
  • Rigidez
  • Tensión
  • Movimientos lentos
  • Problemas para caminar
La ECP también se puede utilizar para tratar las siguientes afecciones:
  • Temblores en los brazos relacionados con esclerosis múltiple
  • Depresión mayor que no responde bien a los medicamentos
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Dolor que no desaparece (dolor crónico)
  • Obesidad grave
  • Movimiento tembloroso que no se puede controlar y cuya causa no se conoce (temblor esencial)
  • Síndrome de Tourette (en casos poco frecuentes)
  • Movimientos lentos o incontrolables (distonía)

Riesgos

La ECP se considera segura y efectiva cuando se lleva a cabo en las personas apropiadas.
Los riesgos de la ECP pueden incluir:
  • Reacción alérgica a las partes de la ECP
  • Problemas para concentrarse
  • Vértigo
  • Infección
  • Escape de líquido cefalorraquídeo, lo cual puede conducir a dolor de cabeza o meningitis
  • Pérdida del equilibrio, reducción de la coordinación o una pérdida leve del movimiento
  • Sensaciones parecidas a un shock
  • Problemas del habla o la visión
  • Dolor o hinchazón temporal en el sitio donde se implantó el dispositivo
  • Hormigueo temporal en la cara, los brazos o las piernas
También pueden presentarse problemas si las partes del sistema de la ECP se rompen o se mueven. Estos incluyen:
  • Ruptura del dispositivo, la derivación o los cables, lo cual puede conducir a otra cirugía para reemplazar la parte rota
  • Falla de la pila, lo cual haría que el dispositivo dejara de trabajar correctamente (la pila normalmente dura 3 a 5 años)
  • El cable que conecta el estimulador a la derivación en el cerebro se sale a través de la piel (puede ocurrir en gente muy delgada)
  • La parte del dispositivo colocado en el cerebro puede desprenderse o desplazarse a un lugar diferente en el cerebro (esto es poco frecuente)
Los posibles riesgos de cualquier cirugía cerebral son:
  • Coágulo de sangre o sangrado en el cerebro
  • Hinchazón cerebral
  • Coma
  • Confusión, que por lo general dura a lo sumo solo días o semanas
  • Infección en el cerebro, en la herida o en el cráneo
  • Problemas con el habla, la memoria, la debilidad muscular, el equilibrio, la visión, la coordinación y otras funciones, los cuales pueden ser a corto plazo o permanentes
  • Convulsiones
  • Accidente cerebrovascular
Los riesgos de la anestesia general son:
  • Reacciones a medicamentos
  • Problemas respiratorios

Antes del procedimiento

A usted se le practicará un examen físico completo.
El médico ordenará muchos exámenes de laboratorio e imagenológicos, incluyendo una tomografía computarizada o una resonancia magnética. Estos exámenes imagenológicos se hacen para ayudar al cirujano a señalar con precisión la parte exacta del cerebro responsable de los síntomas. Las imágenes se emplean para ayudar al cirujano a colocar la derivación en el cerebro durante la cirugía.
Es posible que usted tenga que ver a más de un especialista, como un neurólogo, un neurocirujano o un psicólogo, para constatar que el procedimiento sea apropiado para usted y que tenga las mejores probabilidades de éxito.
Antes de la cirugía, dígale al cirujano:
  • Si podría estar embarazada
  • Qué medicamentos está tomando, incluyendo hierbas, suplementos o vitaminas de venta libre que haya comprado sin una receta
  • Si ha estado consumiento mucho alcohol
Durante los días antes de la cirugía:
  • Su proveedor de atención médica le puede solicitar que deje de tomar anticoagulantes temporalmente. Estos incluyen warfarina (Coumadin), dabigatrán (Pradaxa), rivaroxabán (Xarelto), apixabán (Eliquis), clopidrogel (Plavix), ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno, naproxeno y otros AINES.
  • Si está tomando otros medicamentos, pregúntele a su proveedor si está bien tomarlos el día de la cirugía o en los días anteriores a la operación.
  • Si es fumador, trate de dejar de fumar. Pídale ayuda a su proveedor.
La noche anterior y en el día de la cirugía, siga las instrucciones respecto a:
  • No beber ni comer nada durante 8 a 12 horas antes de la intervención.
  • Lavar su cabello con un champú especial.
  • Tomar los medicamentos que el proveedor le recomendó con un sorbo pequeño de agua.
  • Llegar al hospital a tiempo.

Después del procedimiento


Usted puede necesitar hospitalización durante aproximadamente 3 días.
El médico puede recetar antibióticos para prevenir una infección.
Usted volverá al consultorio del médico en una fecha posterior después de la cirugía. Durante esta visita, se enciende el estimulador y se ajusta la cantidad de estimulación. La cirugía no es necesaria. Este proceso también se denomina programación.
Comuníquese con su médico si presenta cualquiera de los siguientes problemas después de la cirugía de ECP:
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Picazón o urticaria
  • Debilidad muscular
  • Náuseas y vómitos
  • Entumecimiento u hormigueo en un lado del cuerpo
  • Dolor
  • Enrojecimiento, hinchazón o irritación en cualquiera de los sitios de la cirugía
  • Problemas para hablar
  • Problemas de visión

Expectativas (pronóstico)


A las personas tratadas con ECP generalmente les va bien durante la cirugía. Muchas tienen una enorme mejoría en sus síntomas y calidad de vida. La mayor parte todavía tiene que tomar medicamentos, pero en una dosis más baja.
Esta cirugía, y la cirugía en general, es más riesgosa en personas de más de 70 años de edad y aquellas con problemas de salud como presión arterial alta y enfermedades que afectan los vasos sanguíneos en el cerebro. Usted y su médico deben sopesar cuidadosamente los beneficios de esta cirugía frente a los riesgos.
De ser necesario, el procedimiento de ECP se puede anular.

Nombres alternativos


Estimulación cerebral profunda del globo pálido; Estimulación cerebral profunda del subtálamo; Estimulación cerebral profunda del tálamo; ECP; Neuroestimulación cerebral